Entradas

Arata-Isozaki-Pritzker-2019

Arata Isozaki, premio Pritzker 2019

El creador japonés, que diseñó obras como la Domus coruñesa o el Palau Sant Jordi, ha sido reconocido por superar el marco de la arquitectura para plantear cuestiones que trascienden eras y fronteras

Arata-Isozaki-Pritzker-2019

Arata-Isozaki-Pritzker-2019

Arata Isozaki, el flamante ganador del Premio Pritzker 2019, es un arquitecto japonés increíblemente prolífico e influyente entre sus pares. Profundamente alineado con el periodo de cambio y reinvención que Japón experimentó tras la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y la posterior ocupación aliada (1945-1952), Isozaki ha desarrollado una sólida carrera a una escala verdaderamente global, evitando durante toda su vida a ser encasillado en un estilo arquitectónico específico. Este premio es una iniciativa de Jay Pritzker a través de la Fundación Hyatt, organización asociada a la compañía hotelera homónima que fundó Jay junto a su hermano Donald en 1957. Su primera edición fue en 1979, donde se premió al arquitecto estadounidense Philip Johnson, autor de obras como la Casa de Cristal —Glass House— (1949), ícono de la arquitectura del movimiento moderno.

Premio_Pritzker 2019

Premio_Pritzker 2019

Premio_Pritzker 2019

Hasta la fecha el Premio Pritzker acumula 39 ediciones ininterrumpidas y 18 son los países con al menos un arquitecto o arquitecta ganador(a). En la mitad de las ocasiones el premiado ha sido europeo; América, Asia y Oceanía se reparten las otras veinte ediciones, mientras que ningún arquitecto o arquitecta africano(a) ha sido ganador del premio, convirtiendo al continente en el único sin galardonados.

En términos de género, solo tres mujeres han ganado el galardón: Zaha Hadid (2004), Kazuyo Sejima (2010, junto a Ryue Nishizawa) y Carme Pigem (2017, junto a Ramón Vilalta y Rafael Aranda). Mientras en 2012, Lu Wenyu, socia y esposa de Wang Shu, rechazó la propuesta de compartir el galardón, aduciendo que «quiero una vida y prefiero pasarla con mi hijo».

«Isozaki es un arquitecto que no siguió modas, sino que evolucionó constantemente a través de los años. Si vemos sus primeras obras y las comparamos con sus obras intermedias y finalmente las obras más recientes, veremos que todas son muy distintas entre sí», dice Thorne.

Isozaki recibirá un premio en metálico de 100.000 dólares, un certificado y, desde 1987, un medallón de bronce en cuyo reverso hay grabadas tres palabras: «firmitas, utilitas, venustas» (firmeza, belleza y utilidad), los principios fundamentales de la arquitectura de Vitruvio.