Miguel Milá (Barcelona, 1931) ha desempeñado como pocos un papel fundamental en la historia contemporánea del diseño español. Miembro de la generación de los pioneros del diseño de los años 50, ha dedicado todo su vida a crear objetos cotidianos de gran belleza y funcionalidad «que acompañan y no molestan». Y ha visto cómo algunos de sus muebles, lámparas y complementos, convertidos ya en auténticos clásicos, siguen vigentes desde hace más de medio siglo sin que nada delate su edad.

Durante el postmodernismo, que inundó las vitrinas y exposiciones en los ochenta y noventa de objetos creado por puro divertimento, Miguel Milá, poco amigo de las modas «porque sí» y no muy de acuerdo con el exceso y vitriolismo del diseño de la época, se centró en la realización de proyectos de interiorismo, a través de su propio estudio de diseño e interiorismo.  en ámbitos tan diferentes como el de las viviendas particulares; el comercial (tiendas, stands de ferias); el corporativo (oficinas de empresas, montajes expositivos) o el de equipamientos públicos (Hospital Clínico de Barcelona).

También en esos años acometió el diseño de mobiliario urbano y de los vagones de Metro de la ciudad condal, trabajo que se prolongó hasta principios de los noventa. De esa época son el famoso banco Neoromántico (1995) y el banco Tram, para las Olimpiadas del 92.

Diseñador preindustrial

Reconocido como el primer diseñador industrial –junto a su coetáneo y amigo André Ricard–, Milá prefiere autodefinirse como un diseñador preindustrial «porque a mediados de los cincuenta cuando yo empecé apenas había industria en España, era una época de crisis». Desde sus comienzos, ha practicado una filosofía del diseño basada, sobre todo, en el aplicado a la concepción de objetos para la vida cotidiana. Con sus diseños, Miguel Milá ha contribuido, a la modernización conceptual y estética del entorno doméstico y urbano.

Interiorista antes que diseñador

Miguel Milá Sagnier nació en el seno de una familia de la alta burguesía catalana muy vinculada al mundo artístico. Su tío Pedro Milá, encargó a Gaudí la célebre Casa Milá; su hermano Leopoldo diseñó la mítica moto Impala de Montesa y otro de los hermanos, Alfonso, fue el arquitecto del Estadio Olímpico de Barcelona.

A mediados de los cincuenta, abandona la carrera de Arquitectura para trabajar como interiorista en el estudio que su hermano Alfonso tiene con el también arquitecto Federico Correa. De hecho, su primer trabajo como interiorista fue la decoración del despacho de su tía Nuria, que realizó con un sentido minimalista y elegante, en el que utilizó pocos muebles, pero en el que dio gran protagonismo a las lámparas para las que tenía gran habilidad y vocación, como posteriormente ha quedado demostrado.

Ante la escasez de objetos, medios y materias primas de la época, pronto empieza a diseñar sus propios muebles y lámparas, que no tarda en producir a través de su empresa a la que llamó TRAMO (acrónimo de «Trabajos molestos», el mismo nombre de la primera empresa que montó con apenas ocho años, cuyo negocio residía en cobrar a sus hermanos por limpiarles los zapatos, ir a comprar sellos o cargar mecheros y con la que no tuvo mucho éxito). Sin saberlo, había encauzado su carrera hacia el diseño industrial.

Creada en 1962, la lámpara Cesta es reconocida hoy como una de las más admiradas expresiones de la “artesanía industrial” defendida por Miguel Milá. Con el paso de los años, se han realizado numerosas reinterpretaciones, como en esta edición actual de Santa & Cole, donde el cuerpo de caña de Manila original se ha sustituido por madera de cerezo. Lámpara de suspensión M68, de 1962, cuya pantalla evoca la silueta de los hombros femeninos. Al ser una pantalla opaca, su forma acampanada de sección alta produce una gran superficie interna para la difusión de la luz. Editada por Santa & Cole.

Carrera internacional

Perchero de caña, de 1963. Fiel reflejo de la pasión de Milá por las fibras naturales y las técnicas tradicionales, y antecesor de la actual familia Room, de Trenat, una empresa dedicada a la recuperación de la artesanía local con ediciones de muebles y objetos elaborados con materiales naturales.

A partir de ese momento, su carrera fue una escalada hacia lo más alto del diseño industrial español, con gran repercusión internacional. De Tramo surgirán las versiones previas a las famosas lámparas TMC (de 1958 y editada por primera vez en 1960) y TMM de 1961 y una serie de versiones alrededor de la misma idea, que se han convertido en ”iconos del diseño contemporáneo”  y que continúan vendiéndose generaciones después, al igual que la lámpara Cesta (1962), la magnífica chimenea A 14 (1977) o la escalera de caracol metálica (1975).

Ganadora de un premio Delta en 1977, la chimenea geométrica Xemeneia, fabricada en chapa pulida de acero y editada por DAE, supuso una importante innovación técnica y estética basada en los hogares tradicionales. También su escalera de caracol metálica (1975), con un sistema de montaje que permitía estructuras a medida, fue todo un hito en el interiorismo de los años setenta

.

Miguel Milá sentado cómodamente en uno de sus bancos Neoromántico. Fabricado por Santa & Cole desde 1995, su cuidada ergonomía y elegancia lo han convertido en un gran éxito del urbanismo urbano en sus diferentes versiones.

Diseño doméstico y urbano

Ya en al década de los sesenta, participa en la creación del ADI FAD junto a André Ricard, Antonio de Moragas, Oriol Bohigas, Alexandre Cirici Pellicer, Manel Cases y Rafael Marquina, entre otros. Desde su fundación, esta asociación se dedicará a difundir el diseño español en el extranjero y a conectar a los jóvenes profesionales españoles con el exterior.

Durante el postmodernismo, que inundó las vitrinas y exposiciones en los ochenta y noventa de objetos creados por puro divertimento, Miguel Milá, poco amigo de las modas «porque sí» y no muy de acuerdo con el exceso y vitriolismo del diseño de la época, se centró en el interiorismo, a través de su estudio de diseño e interiorismo, en proyectos de casa particulares, en trabajos de exposiciones y en el diseño de mobiliario urbano. De esta época son el banco Neoromántico (1995), la lámpara Estadio y el banco Tram, para las Olimpiadas del 92. También en esos años acomete el diseño del interior de los vagones del Metro de Barcelona, trabajo que se prolongó hasta principios de los noventa.

Lámpara Estadio, anillo luminoso originalmente concebido para el Estadio Olímpico de Barcelona 1992. Editada por Santa & Cole, casi treinta años después de que Milá la diseñara, es una de las piezas del catálogo que más se vende en el mundo.
Miguel Milá y su hijo Gonzalo, diseñador industrial como él, junto al modelo original del taburete Gres y varios prototipos de la silla Gata, fruto de su colaboración con la firma de mobiliario Expormin. Proyecto realizado entre los años 2013 y 2017. Sobre estas líneas, la versión actualizada de los taburetes Gres, diseñados por Miguel Milá en los años sesenta.

Una trayectoria jalonada de premios

Durante los casi sesenta años de actividad profesional, este maestro del diseño español ha sido testigo y parte del nacimiento del diseño industrial español a principios de los años 60. Sus diseños, además, están avalados por importantes galardones, entre otros, el Premio Nacional de Diseño Industrial (1987, ex aequo con su amigo André Ricard), en su primera edición; Delta de Oro (1961, 63, 64, 65, 68, 75 y 77); Delta de Oro especial (1986); Delta de Plata (1952, 65, 66, 67, 68, 69, 95, 2003 y 2005), otorgados por ADI-FAD; el Premio Good Industrial Design (1994); y en 2008 recibió el Compasso D’Oro Internazionale como reconocimiento a su trayectoria profesional y su contribución a la difusión del diseño español en el extranjero.

Diseñado en 1990, Tombal puede ser un paragüero o un cenicero por su estructura reversible. Reeditado el año 2017 por Mobles 114 es un rotundo ejemplo de que el buen diseño resiste a la perfección el paso del tiempo. En 2010, Casa Decor reunió a dos grandes nombres del diseño como son Miquel Milá y André Ricard, coetáneos, contemporáneos y amigos. En la Exposición «Maestros del Diseño Español», se pudo admirar obras y piezas originales de ambos maestros. En el Paseo de Gracia y ante la fachada de la Casa Milá, conocida como La Pedrera, encargada por Pedro Milá a Antoni Gaudí en 1906, hoy se encuentra un banco diseñado en 2000 por su sobrino Miguel Milá y una farola concebida por el hijo de éste, Gonzalo Milá, en 2012, en lo que es sin duda una elegante convivencia de tres generaciones en el eje central de la ciudad.

Todo sobre Miguel Milá

Nunca está de más repasar la trayectoria de Miguel Milá, uno de los nombres claves del diseño industrial catalán y español. Referencia para estudiantes y profesionales del diseño y el interiorismo, que a sus 88 años sigue en activo inventando objetos que «hagan la vida más fácil a mucha gente».  Una trayectoria de la que ahora es posible disfrutar en el documental Miguel Milá. Diseñador industrial e interiorista. Inventor y bricoleur, del director Poldo Pomés y producida en colaboración con la marca que ha editado la mayoría de sus creaciones, Santa&Cole.

El documental, que salió a la luz en 2017, pretende dar a conocer al personaje y su obra de una forma tan llana y sencilla como el propio protagonista. Milá explica y discute algunas de sus piezas más emblemáticas y conocidas con reconocidos arquitectos, diseñadores industriales, estilistas y periodistas especializados en diseño industrial de distintas generaciones. Entre otros, André Ricard, Fernando Amat, Victoria Garriga, Curro Claret, Igor Urdampilleta y Toni Arola. Buena parte de estas conversaciones tienen lugar en el interior de la Vinçon días antes de su cierre definitivo. Otras transcurren en el taller de su casa y en Círculo Maldá, donde solía cantar con su grupo hasta hace pocos años.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *