En solitario o en grupo, las hornacinas vuelven a abrirse un hueco importante tanto en la arquitectura como en el diseño de los interiores actuales. Las nuevas tendencias decorativas incluyen las hornacinas como un recurso decorativo de primer orden para dar un toque especial a las paredes de nuestras casas. 

En este post, te mostramos algunas ideas de como los arquitectos e interioristas participantes en Casa Decor 2019 han aplicado este recurso decorativo para crear focos de atención en las paredes de sus espacios. Desde las hornacinas más sencillas hasta las estructuras más innovadoras y atrevidas. Seguro que entre ellas, encuentras el modelo ideal para hacerle un hueco en alguna estancia de tu casa.

Galería «La Antesala», un proyecto de Sinmas Estudio. Hornacinas en el pasillo de entrada al espacio de Miriam Alía

Pasillo de acceso al Salón-bar “Punk Revolution”. Espacio SICIS Madrid, proyectado por Miriam Alía.

En pasillos largos y estrechos

Al no sobresalir de la pared, las hornacinas son una excelente idea a la hora de decorar un pasillo donde se hace difícil integrar muebles que no estrechen aún más la zona de paso. Estos huecos de pared, además de servir como espacio extra de almacenamiento, resultan ideales para tener expuestos nuestros objetos decorativos o colecciones más preciadas, como en esta dos propuestas.

Sinmas Studio decoró su pasillo con una elegante composición de hornacinas doradas en línea, donde se exponían piezas de porcelana de la firma Ladró; mientras que la interiorista Miriam Alía se decidió por un juego de hornacinas verticales y horizontales revestidas con piezas de mosaico de Sicis, que aportan dinamismo al espacio. El resultado es totalmente diferente, pero igual de espectacular en ambos casos.

Despacho “Wood Work”. Espacio Román Windows, proyectado por Ángel Verdú

Huecos decorativos

Como prolongación del despacho, proyectado por Ángel Verdú, en la pared del pasillo se abrieron dos huecos que se convirtieron en dos hornacinas idénticas con gran protagonismo decorativo. Revestidas en madera oscura para hacerlas destacar de la pared e iluminadas por dentro, poniendo el foco de atención en las piezas de utillaje de carpintería antiguas que se alineaban en las diferentes baldas. Sin duda, daban una verdadera sensación de librerías de arte.

Hornacina de separación en el restaurante AC LoungeRestaurante “AC Lounge” – Espacio AC Hotels by Marriott, proyectado por Equipo AC Hotels.

Hornacinas comunicantes

Levantadas para crear las diferentes estancias interiores de una casa, a las paredes divisorias se les puede dar una función más creativa que la ser un mero elemento separador. En éstas se pueden abrir diferentes huecos decorativos, que permiten ir desde pequeños nichos ornamentales a grandes aperturas. Si el hueco es lo suficientemente grande, podemos aprovecharlos para crear una comunicación visual entre espacios, como ocurría en el restaurante AC Lounge, creado por el equipo de interiorismo  de AC Hotels.

Hornacinas en el comedor de Asun Antó“Un comedor para todos”, proyectado por Asun Antó y Javier Baldrich.

Colecciones ordenadas y a la vista

La interiorista Asun Antó y el equipo de Coton et Bois crearon un comedor de estilo campestre lleno de encanto. En este espacio destacaba una magnífica colección de soperas blancas del siglo XIX, cuidadosamente alineadas en una serie de hornacinas que rodeaban toda una pared, convirtiéndose en un elemento decorativo destacado del espacio.

Hornacina en el espacio Saint-Gobain, proyectado por ESNESala de estar “Jardín Secreto”. Espacio Saint-Gobain, por los alumnos de Grado de diseño de interiores ESNE.

Un asiento en redondo

Si la pared tiene el grosor suficiente, no hay límites para crear hornacinas fuera de lo común. ¿Una ventana? ¿Un asiento? Y porqué no las dos ideas a la vez. La imaginación y creatividad de los alumnos de ESNE, convirtieron un hueco abierto en la pared en un cómodo asiento curvo con vistas a un jardín imaginario, donde encontrar paz y confort. Y no solo eso, con su profundidad lograron dar mayor amplitud a una pequeña sala de estar.

Hornacinas con arco de medio punto en el espacio de Patricia BustosVestidor “Wonder Galaxy”, proyectado por Patricia Bustos de la Torre. Hornacina en el baño Laufen, proyectado por Pepe LealBaño “Laufen by Pepe Leal”. Espacio Laufen, diseñado por Pepe Leal. Hornacinas estructurales en el aseo diseñado por Vatea EstudioAseos “Freedom Twist”, por Vatea Estudio.

Hornacinas en arco

Alejadas de su imagen más clásica, que definen las hornacinas como elementos arquitectónicos consistentes en huecos abiertos en la pared coronados por arcos en semicírculo, donde se solían colocar estatuas o jarrones, en esta edición de Casa Decor, hemos podido ver varias hornacinas en arco, pero en su versión más moderna y como protagonistas destacadas en las paredes de algunos de los espacios, mezclando materiales, texturas y colores.

En el vestidor. Como la que nos proponía Patricia Bustos en el vestidor con zona de baño “Wonder Galaxy”. Una gran hornacina central y dos laterales, en un juego de arcos y volúmenes asimétricos que daba una sensación de profundidad infinita, enmarcaban la bañera y los lavabos.

En el baño. En el espacio minimal Laufen, en el que las formas geométricas, las transparencias, las texturas y las superposiciones jugaban un papel fundamental, el diseñador Pepe Leal abrió un gran hueco rematado en arco donde situó la zona de lavabo, con un puntito rústico que le daba el interior de ladrillos.

En los aseos públicos. Líneas sencillas y simétricas realzadas por mármoles, maderas y latón daban vida a este espacio proyectado por Vatea Estudio. La zona de tocador estaba presidida por tres hornacinas en arco, con tres objetivos diferentes: albergar objetos decorativos; incorporar un asiento; y abrir un nuevo espacio.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *