This post was originally published on this site

Darle a este espacioso dúplex un aspecto más moderno y atractivo ha sido el principal objetivo de este proyecto de reforma, interiorismo y decoración llevado a cabo por el equipo de DmasC Arquitectos. Y es que esta vivienda, situada en primera línea de playa en Torremolinos (Málaga), se había quedado anticuada y necesitaba un profundo cambio de imagen para que se adecuara mejor a las necesidades de sus propietarios.

“Hemos logrado un excelente resultado gracias a la colaboración con nuestros compañeros de CM4 en las fases de dirección de obra, interiorismo y amueblamiento, y DEObras en la ejecución de obra, que han trabajado brillantemente para cumplir con los objetivos que nos habíamos marcado”, aclaran los responsables de DmasC.

Reforma integral

Aunque la idea inicial era únicamente “dar un lavado de cara” a un apartamento que se había quedado anticuado, en DmasC tuvieron muy claro el proyecto desde el principio. Lograron convencer a los propieatarios para que realizaran una reforma integral de la vivienda y un cambio profundo en la distribución de la misma. “El punto de partida no era sencillo, ya que el propietario puso como principal condición que todas las fases de diseño, obra y amueblamiento se desarrollaran en tan sólo cuatro meses”, cuentan desde el estudio.

Para empezar, los arquitectos intercambiaron la posición de la cocina y el baño en la planta baja, quedando ahora la primera comunicada directamente con el salón y el comedor, aunque independizada gracias a los tabiques de vidrio. Mientras que, en la planta alta, modificaron la distribución de dormitorios, dando un mayor protagonismo al principal, que ha quedado equipado con baño privado y vestidor.

Cambio de imagen

Para alcanzar la imagen atractiva que tenían pensada, sin perder en ningún momento el carácter doméstico, establecieron que el interiorismo por un lado, y la decoración por otro, debían ser complementarios. “Buscamos una base agradable que logramos con el uso de la madera de roble natural, la transparencia de los espacios a través del vidrio y la iluminación indirecta, para después encontrar el contraste seleccionando un mobiliario con colores vivos que aportara más personalidad, cuentan desde el estudio.

Detalles en madera

En la planta baja, donde conviven en sucesión salón, comedor, cocina es donde se desarrolla gran parte de la vida familiar. Entre estos espacios, encontramos una gran presencia de madera natural, que se ha utilizado como detalle arquitectónico en paneles verticales consiguiendo una separación visual entre ellos.

El antiguo pavimento se cambió por el mármol en tonos crema. Este material, muy práctico para una casa en la costa por su fácil limpieza, recorre las distintas estancias del dúplex ejerciendo como hilo conductor y aportando frescura y claridad a todos los ambientes.

Salón amplio y luminoso

Para decorar el salón, donde la luz natural entra a raudales a través de los amplios ventanales que llevan a la terraza, se eligieron un sofá y sillones tapizados en azul klein y cojines en tonos mostaza con estampado geométricos que proporcionan ese toque de modernidad que necesitaba la casa. También de plena actualidad con toques art decó son las estructuras doradas de las mesitas y de las lámparas de latón con globos opacos. La pared del estar se paneló en blanco con hornacinas de madera de roble natural en diferentes formatos.

Comedor abierto

Justo detrás de la zona de estar se ubicó el comedor que se encuentra conectado a la cocina gracias al uso del cristal y de una celosía de madera. Una amplia mesa, que cuenta con un original sobre de madera en espiga, las lámparas de latón con bombillas vistas y un espectacular papel pintado formando rombos completan la decoración de esta zona. El techo foseado esconde una efectiva iluminación indirecta, en un juego de luces y sombras muy cálido.

La cocina

La cocina, aunque alargada, es lo suficientemente amplia como para colocar una barra de desayunos con taburetes altos. Los muebles lacados en blanco brillo -con frentes lisos y sin tiradores- y las zonas de trabajo, con azulejos retro, se eligieron en color blanco, lo que contrasta con la pared lateral de cristal y madera y el suelo jaspeado en color crema.

Jardín interior

En el hueco de la escalera que lleva a los dormitorios, con pasamanos de latón dorado, se habilitó un sencillo pero atractivo jardín interior cubierto de piedras y salpicado por pequeñas palmeras, que contribuyen a crear un rincón de naturaleza y equilibrio.

Dormitorio principal

Presidido por una amplia cama de matrimonio, en el dormitorio principal –con baño y vestidor– se optó por el binomio beis y madera. En el cabecero de mármol, a modo de balda que permite utilizarlo como estantería, se colocaron dos mesitas de noche flotantes. Como en otras zonas de a casa, el foseado perimetral del techo proporciona una luz indirecta y acogedora.

El uso de una celosía de madera permite el paso de la luz hacia la zona de lavabos del baño, además de servir de soporte al televisor. Detrás, una robusta encimera de madera acoge dos lavamanos exentos y el frente se cubrió con un gran espejo que amplía visualmente el espacio y aporta mayor luminosidad.

En blanco con toques de color

En los dos dormitorios que completan el piso superior, priman la sencillez y la comodidad. Se eligió  el color blanco en las paredes y en los frentes de los armarios, y se reservó el toque de color para los cabeceros, textiles y alfombras. En este caso, la iluminación indirecta, que vemos en toda la casa, se completa con pequeños focos empotrados en el techo y delante de los armarios para ver mejor los interiores. Fotografías: Juanca Lagares.

This post was originally published on this site

Muy cerca del “Triángulo del Arte” de Madrid, que une el Museo del Prado con el Museo Thyssen-Bornemisza y el Museo Reina Sofia, se encuentra este edificio del siglo XVIII transformado en su totalidad para dar cobijo a 24 viviendas espectaculares de tipologías diferentes y cuyos pisos-showrooms han sido decorados por el interiorista Raúl Martins en un despliegue de elegancia, frescura y tonos en armonía.

Edificio Santa Isabel. Fachada de los los números 21 y 23

Con mucha historia

El edificio Santa Isabel, ubicado en la calle con su mismo nombre, data de 1769. En 1850, el Barón de Lajoyosa, propietario del inmueble, llevó a cabo una importante reforma añadiendo una fachada neoclásica y construyendo apartamentos residenciales. Posteriormente, el inmueble se convirtió por un tiempo en sede del Colegio San Estanislao de Kostka.

Abierto al exterior

En la última gran rehabilitación, acabada hace unos meses, se han restaurado la fachada original para devolverle su antiguo esplendor y se ha transformado, de nuevo, el interior en 24 pisos excepcionales y únicos, acorde con los tiempos actuales. Las viviendas de 1 a 3 dormitorios gozan, además, del lujo de espacios abiertos en el centro de la ciudad, incluyendo patios y un jardín trasero con árboles y fuentes, un gimnasio completamente equipado y un garaje robotizado.

Edificio Santa Isabel. Salón de un piso-showroom

Tonos alegres y matizados

Para dar vida a los pisos-showrooms, como éste, que sirven de muestra a la promoción, Knight Frank ha contado con el diseñador de interiores Raúl Martins que, con su estilo depurado y atemporal,  ha logrado crear espacios con una sólida base estética, donde se ha cuidado cada detalle al máximo.

“Al afrontar este proyecto tan singular presté mucha atención a la excepcional ubicación del edificio en el centro histórico de la ciudad”, explica el interiorista. “La decoración interior es armónica con el carácter abierto del edificio, con espacios donde se conectan los distintos usos de las viviendas de manera fluida. El colorido de los espacios es alegre jugando con la abundante luz natural, transmitiendo optimismo y calma.”, añade Martins.

Edificio Santa Isabel. Detalles del salón

“La paleta de colores es fresca y elegante, alternando tonos como el azul marino y el naranja pluma o el verde hoja y el mostaza. Se han incorporado detalles cuidados, como piezas escultóricas, porcelanas hechas por encargo o cuadros de autor”.

El salón de esta casa, que recibe abundante luz natural a través de unos grandes ventanales, es un espacio confortable en el que se alterna una paleta de colores frescos, en amarillos y verdes, con una base elegante de grises.

Muchas de las piezas y objetos decorativos, como las lámparas de mesa, la consola de espejo y las esculturas de pared, son de diseño propio o provienen del estudio de Raúl Martins. “Con todo ello hemos creado espacios con aire trendy, fresco, colorista y actual, sin renunciar a su sobriedad ni marcado carácter”, apunta Martins.

Cocina con comedor

Para la cocina, integrada en el comedor, se eligieron muebles sin tiradores lacados en blanco brillo con encimeras de granito negro. Mientras que para las griferías, la campana extractora y los electrodomésticos se optó por el acero inox. La mesa de comedor, las sillas, los taburetes altos, así como las lámparas y la alfombra provienen del estudio de interiorismo de Raúl Martins.

Edificio Santa Isabel. Galería a los patios interiores

Edificio Santa Isabel. Dormitorio principal

Edificio Santa Isabel. Frescura y elegancia en el dormitorio principal

Azul y mostaza

En el dormitorio principal, un espacio relajado y elegante, los tonos azul marino y mostaza comparten protagonismo con los patrones geométricos de la pared del cabecero, los cojines y la alfombra. También, Se han incorporado detalles cuidados, como la pieza escultórica que preside el cabecero, las lámparas de mesa y espejos de gran impacto visual.

Edificio Santa Isabel. Cuarto de baño

Baño principal

Todo el colorido de los diferentes espacios de la casa, ceden protagonismo al binomio blanco-negro en los cuartos de baño. Un revestimiento porcelánico jaspeado cubre las paredes y el frente de la bañera. Un mueble volado acoge los lavabos exentos de un blanco luminoso, en contraste con el suelo y la alfombra de dibujo geométrico, como en el resto de alfombras que cubren los diferentes espacios de la casa cuyos diseños son producidos por el estudio de Raúl Martins.

V

Casa prefabricada convence por su sostenibilidad mediante eficiencia energetica la casa de madera

Una casa prefabricada convence por su sostenibilidad mediante eficiencia energética. La “Casa de Madera“ es representativa como modelo para una construcción ecológica.

Casa_de_Madera_copyright_Jordi_Anguera (6)

Casa_de_Madera_copyright_Jordi_Anguera

Construida de forma sostenible y muy cerca de la naturaleza: el arquitecto Pablo Serrano de DOM Arquitectura pretende realizar un trabajo pionero con su casa-apartamento en una construcción .


Las casas prefabricadas gozan de una buena acogida gracias a su sostenibilidad, eficiencia y sobre todo por sus bajo precio. Por esta razón, el arquitecto Pablo Serrano (DOM Arquitectura) apostó en su proyecto de “Casa de Madera” por la construcción en forma de casas prefabricadas.

Este proyecto representa para Serrano un trabajo de pionero, ya que la construcción prefabricada no está muy extendida en España. Se creó unos modernos apartamentos – Loft en las laderas de Sant Cugat (Barcelona) que representan un modelo de eficiencia energética y construcción ecológica en la prefabricación.

El material principal es la cálida madera sobre todo por su excelente propiedad térmica. Serrano utiliza para la fachada la madera de Abeto y para el interior Pino rojo; toda la madera utilizada proviene del Pirineo Catalán.

Los materiales de construcción provienen del entorno inmediato para recortar las distancias de transporte. Además todos los materiales pueden ser reciclados. Se creó un mínimo de runa de construcción para disminuir el gasto de recursos y mantener el impacto ecológico en un mínimo. También la alineación de la casa y el posicionamiento final han sido cuidadosamente estudiados.

El objetivo final era sacar el máximo rendimiento de las condiciones medioambientales, interferir lo mínimo en el entorno natural y mantener el consumo energético lo más bajo posible optimizando al máximo las características térmicas. Durante el invierno el sol calienta la casa a través de la larga fachada sur con sus grandes ventanales.

En los calurosos veranos los arboles colindantes proporcionan la sombra necesaria. Con las ventanas se aporta al mismo tiempo una natural ventilación transversal. La chimenea, que separa la sala de estar con el despacho, sirve como una fuente de calor adicional. En resumen: en verano las estancias está agradablemente frescas y ventiladas y en invierno agradablemente cálidas. Una instalación de placas solares térmicas aporta además el agua caliente.

El mobiliario se ha seleccionado sobre todo por su sostenibilidad. El diseño es duradero e intemporal como el lavabo Scola de Duravit, un diseño de los años 60. El sencillo baño donde domina la madera aporta una sensación de calidez en la moderna casa prefabricada.

Duravit AG
Fundada en el año 1817 en Hornberg, en el centro de la Selva Negra, Duravit AG es actualmente uno de los fabricantes punteros en baños de diseño en el ámbito internacional. La empresa, presente en más de 130 países, es sinónimo de innovación en diseño, técnica aplicada de forma inteligente y alta calidad. En cooperación con diseñadores de renombre internacional como Philippe Starck o EOOS se crean baños que proporcionan confort y que aumentan la calidad de vida de sus usuarios de forma sustancial. La gama de productos de Duravit abarca cerámica sanitaria, muebles de baño, platos de ducha y bañeras, sistemas de hidromasaje, asientos de lavado así como griferías y accesorios.