Arata-Isozaki-Pritzker-2019

Arata Isozaki, premio Pritzker 2019

El creador japonés, que diseñó obras como la Domus coruñesa o el Palau Sant Jordi, ha sido reconocido por superar el marco de la arquitectura para plantear cuestiones que trascienden eras y fronteras

Arata-Isozaki-Pritzker-2019

Arata-Isozaki-Pritzker-2019

Arata Isozaki, el flamante ganador del Premio Pritzker 2019, es un arquitecto japonés increíblemente prolífico e influyente entre sus pares. Profundamente alineado con el periodo de cambio y reinvención que Japón experimentó tras la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y la posterior ocupación aliada (1945-1952), Isozaki ha desarrollado una sólida carrera a una escala verdaderamente global, evitando durante toda su vida a ser encasillado en un estilo arquitectónico específico. Este premio es una iniciativa de Jay Pritzker a través de la Fundación Hyatt, organización asociada a la compañía hotelera homónima que fundó Jay junto a su hermano Donald en 1957. Su primera edición fue en 1979, donde se premió al arquitecto estadounidense Philip Johnson, autor de obras como la Casa de Cristal —Glass House— (1949), ícono de la arquitectura del movimiento moderno.

Premio_Pritzker 2019

Premio_Pritzker 2019

Premio_Pritzker 2019

Hasta la fecha el Premio Pritzker acumula 39 ediciones ininterrumpidas y 18 son los países con al menos un arquitecto o arquitecta ganador(a). En la mitad de las ocasiones el premiado ha sido europeo; América, Asia y Oceanía se reparten las otras veinte ediciones, mientras que ningún arquitecto o arquitecta africano(a) ha sido ganador del premio, convirtiendo al continente en el único sin galardonados.

En términos de género, solo tres mujeres han ganado el galardón: Zaha Hadid (2004), Kazuyo Sejima (2010, junto a Ryue Nishizawa) y Carme Pigem (2017, junto a Ramón Vilalta y Rafael Aranda). Mientras en 2012, Lu Wenyu, socia y esposa de Wang Shu, rechazó la propuesta de compartir el galardón, aduciendo que «quiero una vida y prefiero pasarla con mi hijo».

«Isozaki es un arquitecto que no siguió modas, sino que evolucionó constantemente a través de los años. Si vemos sus primeras obras y las comparamos con sus obras intermedias y finalmente las obras más recientes, veremos que todas son muy distintas entre sí», dice Thorne.

Isozaki recibirá un premio en metálico de 100.000 dólares, un certificado y, desde 1987, un medallón de bronce en cuyo reverso hay grabadas tres palabras: «firmitas, utilitas, venustas» (firmeza, belleza y utilidad), los principios fundamentales de la arquitectura de Vitruvio.

 

This post was originally published on this site

Ellen DeGeneres only owned the Beverly Hills home known as the Skouras Residence for about a year and a half, but the tv host remembers the home feeling remarkably warm and cozy. That might not sound remarkable — after all, houses are supposed to feel warm and cozy — until you consider just how big the five-bedroom house is.

Degeneres lived in the 8,055-square-foot home from 2012 to 2014, and the real estate maven featured it in her book, Home, where she talks about what seven of her homes have taught her about design.

 

Ellen DeGeneres ellen degeneres Inside Ellen DeGeneres Former Beverly Hills Mansion Inside Ellen DeGeneres Former Beverly Hills Mansion 2

The mansion was built in the ’50s by celebrity architect Hal Leavitt (who also designed homes for Dean Martin and Steven Spielberg) for Diane and Charles Skouras Jr., who was part owner and president of a major movie theater group.

Legacy Boca do Lobo

Ellen DeGeneres ellen degeneres Inside Ellen DeGeneres Former Beverly Hills Mansion Inside Ellen DeGeneres Former Beverly Hills Mansion 4

ellen degeneres Inside Ellen DeGeneres Former Beverly Hills Mansion Inside Ellen DeGeneres Former Beverly Hills Mansion 3

The classic five-bedroom residence in the Trousdale Estates neighborhood stayed in the family until it was sold in 2002 to interior designer Kelly Wearstler and her husband, who redid the home and sold it in 2006 to Hollywood producer Robert Cort. Cort sold it to DeGeneres and Portia de Rossi in 2012 for $17,400,000, according to the New York Post.

ellen degeneres Inside Ellen DeGeneres Former Beverly Hills Mansion Inside Ellen DeGeneres Former Beverly Hills Mansion 6

ellen degeneres Inside Ellen DeGeneres Former Beverly Hills Mansion Inside Ellen DeGeneres Former Beverly Hills Mansion 5

Perfect for stars and executives looking for privacy, the house is tucked behind large gates and thick foliage at the end of an expansive motor court.

ellen degeneres Inside Ellen DeGeneres Former Beverly Hills Mansion Inside Ellen DeGeneres Former Beverly Hills Mansion 8

The dining room opens up to a terrace and (another) dining area outside next to a pool and lounge area that would look perfectly at-home in a hotel courtyard.

The home features an open floor plan and is flooded with light. Inside you’ll find a music room, library, game room and gym among many other flashy features.

ellen degeneres Inside Ellen DeGeneres Former Beverly Hills Mansion Inside Ellen DeGeneres Former Beverly Hills Mansion 10

ellen degeneres Inside Ellen DeGeneres Former Beverly Hills Mansion Inside Ellen DeGeneres Former Beverly Hills Mansion 9

It also boasts a stainless-steel kitchen and a master suite with a private courtyard and fountain, as well as his-and-hers baths.

The stars have come and gone from the gleaming Skourdas residence, but the home remains the same — with some key updates from its notable celebrity designers and owners.

Source: Elle Decor

This post was originally published on this site

Muy cerca del “Triángulo del Arte” de Madrid, que une el Museo del Prado con el Museo Thyssen-Bornemisza y el Museo Reina Sofia, se encuentra este edificio del siglo XVIII transformado en su totalidad para dar cobijo a 24 viviendas espectaculares de tipologías diferentes y cuyos pisos-showrooms han sido decorados por el interiorista Raúl Martins en un despliegue de elegancia, frescura y tonos en armonía.

Edificio Santa Isabel. Fachada de los los números 21 y 23

Con mucha historia

El edificio Santa Isabel, ubicado en la calle con su mismo nombre, data de 1769. En 1850, el Barón de Lajoyosa, propietario del inmueble, llevó a cabo una importante reforma añadiendo una fachada neoclásica y construyendo apartamentos residenciales. Posteriormente, el inmueble se convirtió por un tiempo en sede del Colegio San Estanislao de Kostka.

Abierto al exterior

En la última gran rehabilitación, acabada hace unos meses, se han restaurado la fachada original para devolverle su antiguo esplendor y se ha transformado, de nuevo, el interior en 24 pisos excepcionales y únicos, acorde con los tiempos actuales. Las viviendas de 1 a 3 dormitorios gozan, además, del lujo de espacios abiertos en el centro de la ciudad, incluyendo patios y un jardín trasero con árboles y fuentes, un gimnasio completamente equipado y un garaje robotizado.

Edificio Santa Isabel. Salón de un piso-showroom

Tonos alegres y matizados

Para dar vida a los pisos-showrooms, como éste, que sirven de muestra a la promoción, Knight Frank ha contado con el diseñador de interiores Raúl Martins que, con su estilo depurado y atemporal,  ha logrado crear espacios con una sólida base estética, donde se ha cuidado cada detalle al máximo.

“Al afrontar este proyecto tan singular presté mucha atención a la excepcional ubicación del edificio en el centro histórico de la ciudad”, explica el interiorista. “La decoración interior es armónica con el carácter abierto del edificio, con espacios donde se conectan los distintos usos de las viviendas de manera fluida. El colorido de los espacios es alegre jugando con la abundante luz natural, transmitiendo optimismo y calma.”, añade Martins.

Edificio Santa Isabel. Detalles del salón

“La paleta de colores es fresca y elegante, alternando tonos como el azul marino y el naranja pluma o el verde hoja y el mostaza. Se han incorporado detalles cuidados, como piezas escultóricas, porcelanas hechas por encargo o cuadros de autor”.

El salón de esta casa, que recibe abundante luz natural a través de unos grandes ventanales, es un espacio confortable en el que se alterna una paleta de colores frescos, en amarillos y verdes, con una base elegante de grises.

Muchas de las piezas y objetos decorativos, como las lámparas de mesa, la consola de espejo y las esculturas de pared, son de diseño propio o provienen del estudio de Raúl Martins. “Con todo ello hemos creado espacios con aire trendy, fresco, colorista y actual, sin renunciar a su sobriedad ni marcado carácter”, apunta Martins.

Cocina con comedor

Para la cocina, integrada en el comedor, se eligieron muebles sin tiradores lacados en blanco brillo con encimeras de granito negro. Mientras que para las griferías, la campana extractora y los electrodomésticos se optó por el acero inox. La mesa de comedor, las sillas, los taburetes altos, así como las lámparas y la alfombra provienen del estudio de interiorismo de Raúl Martins.

Edificio Santa Isabel. Galería a los patios interiores

Edificio Santa Isabel. Dormitorio principal

Edificio Santa Isabel. Frescura y elegancia en el dormitorio principal

Azul y mostaza

En el dormitorio principal, un espacio relajado y elegante, los tonos azul marino y mostaza comparten protagonismo con los patrones geométricos de la pared del cabecero, los cojines y la alfombra. También, Se han incorporado detalles cuidados, como la pieza escultórica que preside el cabecero, las lámparas de mesa y espejos de gran impacto visual.

Edificio Santa Isabel. Cuarto de baño

Baño principal

Todo el colorido de los diferentes espacios de la casa, ceden protagonismo al binomio blanco-negro en los cuartos de baño. Un revestimiento porcelánico jaspeado cubre las paredes y el frente de la bañera. Un mueble volado acoge los lavabos exentos de un blanco luminoso, en contraste con el suelo y la alfombra de dibujo geométrico, como en el resto de alfombras que cubren los diferentes espacios de la casa cuyos diseños son producidos por el estudio de Raúl Martins.